Frederick Leboyer

“….Y lo decimos en serio e invocando repetidas experiencias, y no en nombre de teorías, filosofías o creencias, el trabajo de parto puede ser una sucesión de contracciones verdaderamente adecuadas, buenas, generadoras de placer. En vez de contraerse en bloque y brutalmente, el útero lo hace lenta, progresivamente y casi con dulzura. Cuando la contracción llega a su punto límite, observamos como, después de una pausa que, aunque siendo leve, no deja de ser muy nítida, el útero de relaja y lo hace con la misma lentitud extrema, la misma progresividad con una nueva pausa en total reposo” Frederick Leboyer

Comparte:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • PDF

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.